Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

viernes, 13 de abril de 2018

Reemprender: tiempo sin espacio




Últimamente me he encontrado con diferentes casos de personas en los coworkings de la EOI donde mentorizo, que, a la hora de reemprender la marcha laboral, tras unos años en paro, deciden montar un negocio tradicional, de toda la vida, haciendo caso a los que vamos evangelizando diciendo aquello de trabaja en lo que te apasione que les vas a echar muchas horas.

Da igual que sea una papelería o una tienda gourmet, el caso, es que de primeras y con toda su buena intención, se centran en el espacio físico, en el local, en cómo lo van a decorar, qué productos bonitos deberán acariciar sus paredes… Como si el espacio en sí mismo fuera la piedra filosofal sobre la que montar su negocio, cual EL Dorado que atrajera a los clientes deseosos de dejarse el sueldo en las cosas que ese lugar mágico contenga.

¿Cuándo les cuestiono cómo van a traer clientes? Te responden casi al unísono, que programando actividades como talleres y charlas que los den otros profesionales, cual flautistas de Amelin.

Su forma de proceder es muy loable, debido a la educación que hemos creado, porque desde pequeñitos vimos que era en locales donde se desarrollaba cualquier negocio. Para más inri, en la supuesta salida de la crisis, lo primero que se ha puesto en marcha de nuevo es la industrial del ladrillo… ¡ni que fuéramos apasionados del queso Gruyere!

La realidad, de que los embudos de conversión de ventas y clientes satisfechos que pagan, repiten y recomiendan, es que, tener un local físico para solventar una necesidad no es ya imprescindible, e incluso, se vuelve una carga difícil de amortizar, previa ampliación de la hipoteca, por mucho interés actual a valor cero. 

Lo que realmente queremos en una gran mayoría, es tener una experiencia satisfactoria, que nos resuelvan nuestro problema, y sin en vez de tener que ir a la tienda me lo mandan a casa, o se realiza la compra a través de una demostración experencial que nos saque de la rutina, pues mejor. De hecho, ¿Cuántas Termomix se venden en locales?


En definitiva, el espacio ya no asegura una venta, si no, que es el tiempo que nos dedican de forma que creemos personalizada, o en grupos reducidos, por lo que pagamos. También lo era antes, pero ahora nos estamos librando de ese costumbrismo. Por ello, a mis mentees, les invito a que validen la posibilidad de que se pongan en valor y sean ellos los profesionales que impartan esos talleres o catas introductorias, porque están desarrollando su pasión, y al ser su hobby saben un montón, mucho más que la media. Ya se sabe, que no hay mejor asesor que alguien que ama por igual todas las soluciones que puede crear para que florezca una sonrisa en tu ser.

lunes, 2 de abril de 2018

Reemprender
















Reemprender la marcha no es fácil, más aún si es la vida laboral de cada persona lo que está entre manos, y no te quiero decir nada, si lo haces pasados los 45 años, es una tarea titánica que si sigues leyendo verás cómo las mujeres son capaces de reinventarse adentrándose en terrenos desconocidos, a diferencia del hombre que no se atreve a pivotar. 

El martes 20 de marzo, a estas horas, estaba la ciudad de los rascacielos medievales, velando sonrisas para el demoday de la segunda edición del coworking de la EOI (Escuela de Organización Industrial), y la Junta de Comunidades en Cuenca, y tan solo en calidad de profe, de admirador de un grupo de emprendedores, que me habían conquistado el alma, por su humildad, honestidad, humanidad y con sus dosis de humor, y mira que he conocido grupos de coworkers, pero en este no hay decimoquinto malo, se nota el buen ojo y la gestión de María José Cano en el tentadero hace unos meses, a la par que se agradece la gran disposición de las personas de la CEOE de Cuenca para que cada clase o mentoria fuera sobre raíles.

Al día siguiente tenía el lujo de desayunar con las magdalenas esponjosas de Artesanas Cuenca, liderado por África Aparicio, experimentando la degustación de las magdalenas en seco, a las que no hace falta darse un chapuzón en leche para ser esbeltas. Quizá la clave de su éxito, radique aparte de los materiales de primera, en venir de otro sector laboral y realizar una consultoría para fabricar las mejor bollería artesanal castellana, a la par que sacar lo mejor de sí misma.


Te cuento, hace cuatro años, tras 29 trabajando de administrativa, la despidieron y durante un año no encontró trabajo de ningún tipo, ni a cualquier precio, con 48 años, divorciada, una hipoteca y dos hijos estudiando, no la quedo otra que reinventarse. Fue una idea de su hermana, hacer la bollería natural que comían de pequeñas en casa de su madre… Dicho, y hasta el hecho, hubo muchas pruebas de su madre y su tía para dar con la clave de algo que hacía décadas que no hacían, y tan solo de forma casera… Para más inri, África jamás había abierto un horno industrial. Hoy cuatros después, tiene un negocio que paga cuatro nóminas y tiene 30 puntos de venta en Cuenca donde sus manjares vuelan. Al coworking vinieron para ver cómo construir más sonrisas fuera de la comarca de la felicidad, puede que estas magdalenas tengan gran parte de culpa de esa esencia.




Más tarde, cual catador de #Nosolopapas aprendí a dos carrillos comiendo en Tomates Verdes Fritos (que bien podría destacar en el barrio más cool de Madrid), de las hermanas de AZBags design, Pilar y Rocío, donde un deceso familiar, las hizo replantease la vida, la primera divorciándose y la segunda dándose cuenta que de lo que curraba no la llenaba. Las encantaban los bolsos, y Pilar que no había cosido en su vida, se lanzó a ello. Al igual, que África se puso el mundo por montera, y tras tener su tienda conquense y clientas en Madrid ahora se abren al mundo ofreciendo el bolso en el que caben todas las experiencias que puedas acumular en un día.




El café fue con Sandra, una fisioterapeuta que vuela alto camino del infinito y más allá con su residencia para ictus, paliativos y cuarta edad.

Al día siguiente iba a aportar mi testimonio sobre emprendimiento, en un taller de innovación social para mujeres desempleadas de más de 45 años, que organizaba impartía Esmeralda Giraldo de Fundación Cideal en Puente de Vallecas, en el Valle del kas, mi barrio de nacimiento, así que, en vez de soltar mis reducidos conocimientos, le pedí a África y a Pilar que me dijeran las frases que las llevaron a cambiar,
-       África Aparicio “nadie mejora su destino si no cambia su camino”; y
-       Pilar “a cierta edad ya no hay que fingir, de aparentar la persona que no eres, se tú misma, y conecta tu vida con tu corazón, con tus emociones”.

Aparte Pilar, hizo un interesante inciso, (germen de este post), las mujeres al haber realizado muchas labores en su casa a lo largo de su vida, aceptan más fácilmente reemprender su vida en un sector que nunca han trabajado, pero que tienen cierta conexión. Aquí, la doy la razón, a los hombres nos cuesta mucho más reinventarnos de nuevo en algo que no hemos tocado. Y lo corroboro, de todos los emprendedores de más de 45 años que conozco, diría que ninguno se ha lanzado a algo que no tuviera nada que ver con su anterior trabajo. De hecho, creo que hay un programa de reinserción laboral específico para hombres que se llama “hombre tenías que ser”.

Esa mañana descubría de nuevo a personas como Erika Manghiert con una actitud digna de enmarcar, cambiando su vida para ayudar a los demás, o a Isabel con una frase que me encantó al hablar de pacto de socios y los bienes como dice ella, separados…


El jueves mientras comía en el restaurante Tobogán en el pabellón del reposo donde Camilo José Cela de la Universidad que lleva su nombre en el campus de Villafranca, donde te dan la bienvenida estas palabras “jamás nos acostumbramos a entender como habitual y cierto lo extraordinario y raro… hago votos porque estas aulas formen a sus alumnos en el mejor servicio del bien y hagan cierta la idea de Lope de Vega cuando llamó a la Universidad la naturaleza del alma”. Teníamos la mentoria  del la aceleradora de edu acción SEKlab con la emprendedora María Eugenia de Mentelista, la cual, dejo una multinacional para conseguir que otra generación de españoles no fueran analfabetos lingüísticos. La primera parte de la mentoria la hice con el financiero de momentos vitales David Moreno, donde al hacer las mentorias con él, aprendo un montón de como construir relaciones. La segunda parte de la mentoria transcurrió durante el café mientras David daba clase, María Eugenia se permitió el lujo de parar y regalarse dos horas para sí misma, dándose cuenta que momentos como ese construyen una vida plena. Currar, siempre hay que currar, pero no hace falta que estés en horario de oficina, cuando estás cambiando la educación.

El viernes tenía mentoría con Raquel Ramos del coworking de la EOI y del Ayuntamiento de Guadalajara, donde me ha permitido aplicar la metodolgia Lean Startup paso a paso, respondiendo con creces a cada reto semanal, y aprendiendo una metodología esta metodología para tomar decisiones validadas. Como fue deshacerse de la utópica idea de hipotecarse con una papelería a darle rienda a su pasión el scrap, al reinventarse como profesora de ese noble género, al encontrar una clave en sus validaciones que le genera un nuevo nicho de mercado gigante y que es secreto de mentorización.

Para más inri, comía con Rosa Garcia, excoworker de la tercera edición del coworking de Guadalajara, y me dejaba alucinado con las 8.000 visitas que había recibido su web Ayudadiabetes en pocos meses. Otro caso, de reinvención al aterrizar en el mundo de la diabetes.

Puede que tan sólo sea un testeo limitado, pero me da que hay una tendencia, de la que se debería aprender, para recuperar a un sector de la población que se queda está quedando varado tras haber liderado su ecosistema. Por otra parte, para los que se enroquen con su ego masculino, decir que, en mi anterior curro del año pasado, a mí me sustituyo una mujer, posiblemente por tener mucha más mano izquierda que yo. 

Es decir, el mercado laboral se enfrenta a dos agujeros negros que absorben la energía de las personas, por un lado, los desempleados de más de 45 años que se han convertido en un tercio del mismo, pero que puede que se reduzca en breve al sector masculino. Lo cual, me da para seguir buscando y ver qué se está haciendo con los NINIS que ni les da la gana estudiar, ni por supuesto pasan de ponerse a intercambiar conocimiento por dinero. Ese es un camino que tengo curiosidad por explorar. 

Como esos arboles del campus de Villfranca demuestran, por mucho que les hayan cortado  todas sus ramas, éstas vuelven a brotar y en la primavera entrante volverán a generar sombra en la que reencontrarse en el estio. Espero que nos empezamos a acostumbrarnos a entender como habitual y cierto lo extraordinario, que en este post he intentado relatar, por mi profunda admiración a estas mujeres y su capacidad de superación y seguir creando bienestar a su vera.

go gO GO!



jueves, 15 de marzo de 2018

Pon un payaso en tu vida


La semana pasada puede asistir a un ensayo del payaso Alfonso Jiménez de la obra  
"Mestre Fufo Circoncherto" que estará tan sólo en el Teatro Circo Price los próximo 24 y 25 de marzo. Y para mi sorpresa más que un espectáculo para niños, que lo es, me sorprendió, por su capacidad de reconectarme con mi esencia, con el niño que llevo dentro, con mis emociones. 

Por un lado, es una metáfora de las dos décadas que lleva actuando Alfonso, desde que decidió colgar su vida asegurada y lanzarse a su pasión, y por otro, al proceso en que estamos miles de personas, emprender, aportando soluciones en algo que nos apasione, pero primero tenemos que detectar qué nos apasiona a la par que podemos aportar.

Como el mismo dice “Como payaso, mi labor es emocionar. Crear fantasía e ilusión a través de la creatividad con el teatro y el circo como herramientas, y la música como elemento alquímico que le abre la puerta a la magia donde todo es posible…” Porque un payaso conecta con tus emociones, mientras un bufón tan sólo satiriza la realidad.


Mestre Fufo Circoncherto no es una sesión de coach, pero si es una forma de abrir la puerta a tus emociones positivas, a tus reflexiones, a darte una posibilidad de ser, de poder creer ganarse la vida alineado con tu hobby con tu pasión es posible. 

A la par, que poner en valor la ayuda estratégica en la que se está convirtiendo el mentoring, donde cada persona puede ayudar a otra a dar otro paso en su vida, para recuperar su esencia. Porque ya no hay maestros y alumnos, si no que todos somos enseñadores y aprendedores a la vez. 

¿Te atreves a que la música catalice tu esencia? Si es así, pon un payaso en tu vida. Nos vemos en el Price.