Gonzalo Osés

Gonzalo Osés

jueves, 3 de noviembre de 2016

El almanaque de la inversión startapera

¿Te acuerdas en la película regreso al futuro II un almanaque con los resultados de los partidos de medio siglo?  Pues esta guía, no te da los resultados (sería muy aburrida la vida), pero si las pistas para mejorar las empresas que vayas a hacer.  Digo empresas porque lo que viene después de emprender es empresar, y aunque no tengamos ni idea de la forma societaria adecuada, en nada, pasas de ser emprendedor, autónomo, freelance, consultor a gestionar un conjunto de egos que te acompañarán en el buen fin de tu negocio. 


La clave de esta guía es que mapea el escenario de juego de la inversión real en suelo ibérico, consiguiendo un sorprendente "Quién es quien" de aceleradoras, business Ángel de carne y hueso con sus perfiles de Twitter y Linkedin, de fondos de inversión por rangos y todos las entidades públicas de financiación y entes alternativos.


Es cierto que está la web startupXplore a nivel europeo, pero en este caso, se agradece tener la info clave seleccionada en papel. ¿Que se le va a hacer? Por mucho techie que seamos, da más gusto descubrir tocando el tesoro. 


La guinda del pastel, la pone un meritorio artículo para mapear a las decenas de mujeres emprendedoras que ya han conseguido su éxito, y que nos viene al pelo para implementar mentoras en diferentes procesos de aceleración. Como dice el artículo, el futuro pasa por sus manos.


Puedes invertir en tu futuro adquiriendo la guía en estaciones del AVE, aeropuertos, o en Amazon https://www.amazon.es/dp/B01LTHLWRW 


jueves, 27 de octubre de 2016

El segundo infierno


Dime que no conoces a nadie que se haya refugiado en Facebook huyendo de su vida personal, y te invito a una ronda de cañas.

Hace décadas que conozco a Andrea de Gregorio directora de la obra de teatro El Segundo Infierno, pero ella la dirige no la ha escrito. En cambio, al autor Alberto de Casso, tras degustar su obra, no me quedo otra que espetarle “tío, has plasmado mis últimos tres años”, ante su cara de sorpresa al ser la primera vez que nos veíamos.

Porque seamos sinceros, ¿quién se cree las hipócritas caras de selfilidad que le regalamos al algoritmo de Facebook? Para servir de excusa y forrarse vendiendo miles de millones en publicidad. ¿De verdad que eres tan jodidamente feliz cómo subes en todas tus fotos? ¿En serio? Pues si de verdad es así, mi enhorabuena, pero vamos que no estás entre mis círculos de amigos… La de veces que estás en un sitio o te juntas con unos amigos y en cierto momento, alguien dice “hay que hacerse una foto para el Facebook”, y allá que nos ponemos todos como atontados poniendo una sonrisa profident… Como sabrás yo prefiero regalarle fotos de comidas, pero eso es otra historia, que puede que tenga continuidad...

Lo cual, lleva a la enjundia de la obra de teatro, la cual sin aspavientos se mete de lleno en los tiempos que vivimos hoy en día, donde al disolverse nuestra vida profesional como un azucarillo en un té hirviendo, y con ello, parte de nuestra relación con los demás, al no poder seguir el ritmo de gastos, acabamos encerrados en casa, con demasiado tiempo libre y alucinando como la gente es tan feliz en el feis, con lo que te dices, y por qué no…

En mi caso, soy de los que he acumulado varias veces 5.000 “amigos” de los cuales sólo sé quiénes son unos 1.800, y de esos conocerlos offline digamos que serán unos 1.000, y amigos, amigos o familiares, no más de 20. Porque mi feis no es mi red vital, para eso están los chats de Whatsapp. De los 3.200 restantantes, la mayoría son mujeres guapas, blogueras, modelos, actrices… Que por supuesto no las conozco, pero no me importaría, así que cuando el atontado algoritmo de Facebook, me pregunta si las conozco, le doy a invitar, y para mi sorpresa, me aceptan. WTF.

Decir, que esta huida mía en  el Facebook me costó una relación, mejor dría LA RELACIÖN, por lo que asistir al segundo infierno debe ser parte de mi Karma. Si bien, se está convirtiendo Facebook es en el mercado laboral y de conexión de los que no llevamos corbata, de ahí que en un par de meses lancen Workplace.

El segundo infierno toca más temas que hoy en día siguen siendo semi tabúes, lo cual viene muy bien, para hablar descubrir las cartas, y dejar de ser tan puritanos como aparentamos en el Facebook. Sin duda, tras verles en la librería Cervantes y compañía, ahora tengo curiosidad por ver lo que transmiten desde las tablas del teatro La Grada

jueves, 13 de octubre de 2016

Espíritu de remontada

Conozco a pocas personas que la crisis no les haya afectado, tan sólo las personas jubiladas de mi entorno las que no han visto su suelo desaparecer bajo sus pies, y caer de golpe a un pozo profundo y oscuro sin poder agarrarte a las resbaladizas paredes. Una caída que en algunos casos fue de un año, pero otras personas han caído durante un lustro entero, tornando su carácter, y borrando aquella sonrisa que bordaba su cara por entradas alopécicas galopantes.

Otras personas siguen cayendo, pero las muchas nos hemos visto a remontar, después de romperse en mil pedazos aquel espejo al que nos mirábamos, con el que nos educaron, con aquellas respuestas que nos daba de estudia, “aprende idiomas, ten títulos al peso, que eso te asegurara un salario para pagar una hipoteca y disfrutar de la vida cuando te jubiles…” Lo más curioso del asunto, es que el espejo a pesar de estar roto, antes de ir al cubo de la basura, todavía lanzo un último mantra, “tranquilos, en vez de asalariados podéis perseguir tu sueño y ser emprendedores”… ¿Emprende qué? ¿Montar una empresa? ¿Ser empresario? Pero si los de los cuarenta y tantos queríamos ser funcionarios, cajeros de banca o trabajar en Telefónica… Y allá que nos lanzamos muchos a emprender…  Donde aprendes a esquivar las tortas que le da el mercado a tu genial idea escrita en un plan de negocio de 100 folios…

Al frío de la crisis han surgido decenas de libros de autoayuda, de los que llevo unos cuantos leídos, y de los cuales, el primero de Anxo Pérez puedo decir que es la referencia, para reflotar personas. En esas anda el mercado literario cuando desembarca Joe Llorente, creando una categoría propia, la del banquillo, porque los libros anteriores te susurran las técnicas de sus autores para relanzar tu vida, volver a entrar en la rueda del empleo cual hámster, pero José Luis, con "Espíritu de remontada" describe de forma deliciosa con ese punto de humor tan suyo, lo mal que uno se siente cuando está chupando banquillo. Y ahí, es el primer libro que recuerde que lo hace.

Para gustos los colorees, pero te diría que empieces la lectura por ahí, por el capítulo X (exacto, el de que marca donde está el tesoro), porque como  dice Rafa Zaragozá “si tienes un problema tienes un tesoro”, porque la mayoría de las personas quieren solucionar, proactivarse, poner a hacer, pero sin saber de verdad cual es el problema, o la causa de que ellos estén chupando banquillo. Mientras, se depura esa causa, Joe con un magnífico ejemplo personal da con la tecla, que nos es otra que… La cual es el aceite para ligar la mayonesa de la remontada, donde me ha sorprendido otro de los ingredientes de chef Joe, ¡los valores! Lo cual, lo entiendes conforme vas leyendo el libro.

Sí, en tu partido vital no necesitas remontar porque ya vas ganando de 10, quizá quieras saber decenas de anécdotas de aquellos humanos que compartieron final con los extraterrestres en Atlanta´84. Porque Joel no da punta sin hilo y ejemplifica cada jugada con una anécdota que ya les hubiera gustado contar en la revista Gigantes. Porque de eso va Espíritu de Remontada, de demostrarte que este partido lo vamos a ganar, por mucho que los de enfrente parezcan gigantes, cuando son tan humanos como tú. Para ejemplo, la sencillez con la que respira un dios que parece humano, Don Paco Gento, al cual tuve el honor de verlo en directo en la presentación. Con Espíritu de remontada, puede que te conviertas en el Paco Gento de tu vida.


PD: es significativo como el baloncesto reporta libros claves para la empresa y emprendimiento frente a otros deportes de equipo opio del pueblo. 

lunes, 3 de octubre de 2016

V-ida


A mis mentorizados les digo que gracias a este blog estoy ahí, que como dice Andrés Pérez Ortega (@marcapersonal), el blog es tu campamento, tu ser, y el menda camino de hacer bueno el dicho “en casa de herrero…” Así que, sin ser la hora guay para publicar, ni la cadencia perfecta, volvemos. Mejor dicho, vuelvo a la pantalla en blanco, a teclear pensamientos, vivencias y reflexiones, tras un par de semanas convulsas de eventos, presentaciones, reuniones, foros, tertulias, y cómo no el coworking lanzadera de la EOI GO2work a tope, aprendiendo a manos juntas de los emprendedores que se han embarcado con nosotros estos cinco meses de travesía a las indias.

Si lo profesional ha sido convulso, lo personal ha sido muy reflexivo, quizás demasiado, pero ahí va. Luego mi madre me dirá que me pasó de intimista, que la línea que más me retuitean es cuando hago análisis proactivos y útiles para que otras personas den un paso adelante que anhelan, pero hoy toca esto, es lo que me sale.

El caso, que hace una semana, la madre de una buena amiga, fallecía después de más de dos años de agonías y dolor imposible con un puñetero cáncer, que la robaba cada día su enérgica figura, una mujer que no sólo fue la madre de, si no, que ensalzó la memoria de otra referencia doña Emilia Pardo Bazán, con aqueella magnifica tesis que compaginó durante décadas con su labor de profe, enseñando a ser personas a varios miles de alumnos que pasaron por su aula.

Pero lejos, de despedirse como una más, volvió a darnos una lección de vida, donó su cuerpo a la ciencia, con lo que rompió el inútil e insoportable velatorio de los hijos de los fallecidos, aguantando como decenas de personas le recuerdan el dolor. Al no haber cuerpo que velar, y ante los requerimientos de sus decenas de amigas, por ver a los hijos, estos optaron por hacer un encuentro en casa, con canapés, champan, cerveza… Es decir, en vez de llorar su pérdida, se aplaudía en silencio y con una dialogada conversación por todos esos momentos que nos brindó. Ella descansa, su hija y su pareja pueden descansar de un acompañamiento extenuante.

En esas, acabe este fin de semana, en el foro futuro próximo, donde nos encontramos unos cuantos futuristas, con la tranquilidad que daba igual que uno diera una charla de transhumanismo, otro hablará de robots españoles que se reconocen como entes independientes entre ellos, o CRISPR, el caso es que recordaba el proyecto Hannover creado por Microsoft de Big Data, o los 3.000 millones destinados por el dueño de Facebook al BioHub para no curar las enfermedades, si no,  prevenirlas, de tal forma que no habrá que medicarse si no que secuenciamos el genoma (ahora por sólo 900 €) en breve por 10, sabremos qué seremos propensos a desarrollar o en el caso de los que vayan a nacer serán diseñados (que ya hay casos en hospitales españoles), sin esa enfermedad potencialmente rompe vidas. Y a mí, lo que me genera frustración, es sabiendo que es una de las cosas que viene a máximo tres décadas, tengamos que esperar, mientras vemos como sufren nuestros seres queridos.

Para girar más la cosa, uno se pregunta y después qué, si acabamos con la muerte, como asegura José Luis Cordeiro de la universidad Singularity (Google y la NASA), ¿colapsaran las religiones al no tener que explicar qué pasa luego? Lo cual, me recuerda al cerebro de mi padre, que es tan potente, que no le deja concebir que no haya nada, no podemos ser un milagro puntual en un universo tan gigante.

Todo ello, lo profesional y lo personal, han transcurrido en un entorno sorprente de la sociedad, donde los gestores de la misma no se ponen de acuerdo ni para elegir saque o campo. En fin, lo cual, cada vez más me lleva a pensar en que la solución, pasa de descongestionar los cargos de decisión mundial de testorena, de no hay huevos, o de y tu más, y no vale decir que una mujer manda en Europa, porque se brea con las mismas armas que sus predecesores.

En esas ando, cuando me viene a la mente, que a diferencia de Elon Musk, no temo a la inteligencia artificial, si es colectiva, que garantice la función optima del bien común, es decir, entre otras posibles aplicaciones como recomendarte un programa de televisión que te va a relajar respecto al qué hacer diario… También sería la leche que fuera como un Siri que te dijera que leyes se van a votar en el congreso, en la comisión europea, en el TIPP y en la ONU y te diera un resumen y te diera la potestad de votar sí o no, a ti y a 9.000 millones de personas que seremos en breve… O qué se preocupará del bien real del planeta por encima del de cuatro corporaciones alimentarias dueñas del chiringuito. Al ritmo que vamos, los humanos somos la raza más anti planeta que hay, no sólo no sabemos gestionar un planeta, si no, que no sabemos gestionar nuestras propias emociones.

Y ya para rizar el rizo, como deseo a los reyes magos diseñaría un entorno en el que para vivir no hubiera que invertir x horas de tu día para pagar cuatro necesidades. Si no, que las necesidades claves estuvieran cubiertas, y pudiéramos dedicar esa cantidad de tiempo a conocernos, a escucharnos, a respetarnos, a amarnos, a socializarnos, a enamorarnos, a convivirnos, a aguantarnos, a solitarizarnos. En definitiva a ser esos seres humanos que nos decimos que somos, y que tan bien ha demostrado el presentador Jorge Lucas, durante su dialogo con su cáncer, al cual le puso una sonrisa cada día, hasta que el cáncer se cansó de intentar borrar aquella sonrisa.

Como la vida es de momento, un viaje de ida, hasta que sea de vuelta nos vemos en la carretera.

Ráfagas o uves 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

CRISPR = Pharmatech


Desde hace unos meses voy hablando con quien quiera dialogar lo guapo que sería hacer un Pharmatech. Es decir, de la misma forma que la tecnología permitió crear las empresas fintech, que están canibalizando a los inútiles bancos (el Banco Central Europeo se planteó en julio darnos a cada europeo 60.000 € para dinamizar el consumo interno), porque a través de ellos no llega al cobrarnos comisiones por fingir que hacen alquimia. De la misma forma que las aseguradoras ya han puesto sus barbas a remojar al ver las del vecino cortar, y están “pivotando” hacia las insurtech.

El siguiente sillón de Davos es el de las farmacéuticas, sí, las responsables de miles de patentes sobre medicamentos que guerrean a diario con el gobierno de la ONU para no erradicar cientos de enfermedades cómo una fiebre que se llevan a diario por delante a miles de pobres del cuarto mundo, los que no tienen la posibilidad de coser nuestra ropa a cambio de un salario, que por aquí la gente prefiere seguir en el paro.

En un principio, y quizás con tecnología de inteligencia artificial se podría leer todas las recetas de medicamentos para ver cuál puede ser la adecuada para generar medicamentos genéricos a mitad o incluso una décima del precio que marca el cártel.

Pero, la clave me la dio como no, si exacto, el súper curioso  Javier Sirvent, al cual, por higiene mental intento escucharle una vez al mes, liándole un rato para algo. El caso es que, CRISPR se va a cargar el mercado de las farmacéuticas, al poder modificar el ADN de forma sencilla y poder extraer los genes que potencialmente pueden desarrollar cáncer y otras enfermedades, o modificar mosquitos que no transmitan la malaria, el virus zika... Es decir, si no hay enfermedades ¿para qué quieres un medicamento?

Una pista de que se están revolviendo es su asiento, es la reciente compra por parte de Bayer del grupo agroquímico Monsanto por 60.000 millones de euros, y para mí, que están literalmente pivotando de sector, para afianzarse en el verdadero poder fáctico mundial, y presidente de ese estratégico consejo de Davos,  el de la industria de la alimentación procesada. El primer causante, no sólo de la abrumadora obesidad de cientos de millones de niños del primer mundo, si no, y ojo al dato, es la principal causa del cambio climático… Pero eso te lo contaré con datos en otro post.  

jueves, 8 de septiembre de 2016

1984


Con la vuelta al cole, retomo la costumbre que hizo útil a este blog, la lectura y crítica de un libro de empresa a la semana… Pero los tiempos han cambiado y ya no tengo tanto tiempo para leerme un libro a la semana, no era cuestión de leer rápido sino una enorme curiosidad de aprender un nuevo entorno a través de los escritos de los agentes del cambio y de la innovación.

Para esta nueva temporada iré a un ritmo más sosegado, un libro cada quince días. Además, muchos no serán el último lanzamiento de Planeta, LID o Pegüin,  si no libros que me parecen de plena actualidad o incluso de contenido todavía disruptivo, por no decir que resultan proscritos para la masa.

Ejemplo de ello, es la novela de ciencia ficción que me agencie este verano, ni más ni menos que “1984” publicada un 8 de junio de 1949… Ahí es naaa. Con la cual, se cumple la regla de comunicación 1 – 9 – 90, es decir, el 1 % se lee el libro, se lo cuenta  a un 9% y estos apostolizan al 90% restante de la población, los cuales, se dedican a hablar de la punta del iceberg que hundió la arrogancia del Titanic como si lo hubieran vivido, como es el tema de las cámaras y micrófonos en todas partes, como ese programa de televisión que nos ovejiza desde hace unos lustros… ¡Ah! Para poner remedio a mi ovejismo, sin fronteras que práctico inconscientemente a diario, me lo leí, y tela, que actual que me parece…

Más allá, del tema de las camaritas dobles, hay varias corrientes de fondo cual Niño y Niña, que deberíamos reflexionar. Por un lado, el pensamiento único, y me dirás ahora que vivimos en democracia en libertad, y que se fomenta desde el marketing de los medios de incomunicación el hecho diferencial, el hacerse a uno mismo, el crearse su propio personaje cual Amancio, Bill, Carlos, Steve, Donald,  Barack… Pamplinas, y si no dime cuantos hastiados fans de Apple contemplaban ayer la presentación de Tim Cook como si fuera los niños de San Idelfonso cantando la lotería de Navidad, a pesar de que nos ha chuleado unos cuantos miles de millones que al final como no los ponemos nosotros los cargamos a la deuda del país… Calla, calla, que la empresa con mayor capitalización bursátil nos va a contar lo que ya sabemos, pero nos encanta escuchar cómo nos lo dicen ellos. Te venden los anuncios la zanahoria del ser diferente, pero ¡ay!, del que destaca en el cole de tus hijos…

El otro aspecto recurrente son los datos, cada día más en nuestro run run diario, ¿por qué lo quieren saber todo de los personajes? Para tenerlos controlados podrías pensar, pero es más divertido para saber qué te gusta y vendértelo, para que siga la rueda, o por lo menos hacerte un montón de publicidad en el Facebook… Y así anda el “pobre” Pallete pagando la fiesta, pero sin llevarse un bocado que llevarse a la boca, ha empezado a  pivotar a Telefónica para convertirse en la plataforma desde la cual puedas vender tus datos al mejor postor, ¿Creará una subasta de datos pesonalizada? Sin anonimizar las bases de datos de sus abonados...

Aunque no interese, si de verdad se quiere que nuestros hijos sean un poco más espabilados que nosotros, vendría bien o regalarles el libro, o montar un change.org, para que Javier Olivares le metiera mano y creara una serie actualizada del mismo para You Tube. 

jueves, 1 de septiembre de 2016

La vuelta al mercado de la Real Fábrica de Cristales

 
Vuelta de vacaciones, empezamos de nuevo, lo que no hicimos antes de agosto, toca hacerlo antes de diciembre, hay que desperezarse y salir del letargo veraniego, retomar la proactividad y ponerse de nuevo en marcha, los clientes ya no nos esperan.

Salvando las diferencias, es lo que está haciendo la Real Fábrica de Cristales de La Granja, desde que la capitanea Blanca Garcia Agulló, desde principios de año, virando, poniendo rumbo directamente al Cabo de Hornos que supone la Feria del Mueble de Milán, para su internacional mercado, porque por mucha crisis que haya habido, Milán sigue siendo la cita para los cazadores de tendencias, tanto de lo que está por llegar, como del clásico atemporal para los mega yates de centenares de millones de euros…

Para ello, han renovado la tripulación, enrolando para esta travesía a capitanes de demostrada valía como son Gala Fernández y Alberto Martínez de CuldeSac Editions y los avistadores de tesoros Marta Yebra  e Imanol Calderón de Mayice estudio. Presentando tres colecciones: Clásica, Artística y Home.

En la serie Clásica, los técnicos de la Real Fábrica han realizado un proceso de depuración histórica de las clásicas luminarias de araña, creando el catalogo del III Centenario, para satisfacer a sus actuales clientes con diferentes tamaños de luminarias.

Por otra parte, la línea artística se desdobla en dos, por un lado la colección “One Off Collection" de Gala Fernández, la cual, con sus luminarias nos lleva a un colorista viaje al espacio,  al ser realizadas casando a diferentes hijos de moldes de otras colecciones, porque el mandato era claro, si tienes miles de moldes ¿para qué invertir en nuevos? El ejercicio de agudeza era un gran reto, que Gala de nuevo, resuelve con solvencia y pasión.

La segunda línea artística es Araña Cosmos para CuldeSac Editions donde una selección de creativos reinterpretarán las clásicas luminarias de araña, cuyos resultados, si cumplen las expectativas de Alberto, serán presentadas en la mencionada Feria de Milán el año que viene. Se fabricarán sólo 10 unidades de cada creativo, por lo que desde ya empiezan a ser objeto de deseo. Los nominados a explorar la famosa transparencia del cristal de La Granja son Moritz Waldermeyer, Hector Hesrawe, Atélier Biagetti, Inma Bermúdez, Alvaro Catalán de Ocón, David Trullo, Mayice y el propio Alberto y Gala que nos mostró su interpretación de la araña cósmica, con "Haill Brillante Cecilia" en honor a la patrona de la música, vislumbrado un universo de posibilidades que puede tener este tipo de luminaria cuando se cambia el registro.

Por último, Marta e Imanol de Mayice son los encargados de la colección Home RFC+ un poético ejercicio de diseño industrial en estado puro, sin arabescos, directamente al alma de la luminaria, conformada por el tango que bailan al unísono las parejas que han creado, al dar una segunda oportunidad a centenarios moldes, de los cuales las jarras han perdido su asa y  las copas sus pies, para que vuelen y plasmen en el suelo las ondas “cósmicas” de su amor. 

Para lo cual, han colaborado con Raúl Saenz de Led-y, consiguiendo esconder la lámpara de led y su casquillo, creando un falsete, dando la sensación que hay tantos puntos de luz como cuervas tengan los protagonistas del baile. En definitiva, han vuelto a plasmar su esencia, al mostrar el alma del material tras pasar por sus manos, en este caso, la afamada transparencia del cristal. Espero que más de un retail designer se anime y cree una composición de luminarias a la que una suave brisa las acune creando estelas en la mar.

En definitiva, tras esta propuesta de la RFC y CuldeSac Editions no hay excusa para reservar ya los vuelos y el hotel para el Milan Fuori Salone 2017.

PD: fotos realizadas por RFC, Ciuco Gutiérrez, José Latova, Laura Alejandro, Gala Fernández y Pablo Ogando.